Archive for the ‘naturaleza’ Category

La soledad de los números primos

21/08/2012

Mattia era deliberadamente muy silencioso en todos sus movimientos. Aunque sabía que el desorden del mundo no puede sino aumentar, que el ruido de fondo crecerá hasta cubrir toda señal coherente, creía que si ejecutaba con cuidado todos sus actos tendría menos culpa en esta lenta desintegración.

La soledad de los números primos

Paolo Giordano

Ed. Salamandra

Anuncios

A Constable

11/06/2012

Hoy hace doscientos treinta y seis años que nació John Constable.

Ay si levantara la cabeza y viera los hdrs que hoy se hacen. No sé qué pensaría.

 

Un lugar en el bosque

06/10/2011

 

 

 

 

Si hay alguna alma en pena vagando por ahí, este es un buen lugar para ir a reposar eternamente, pero no pienso decir dónde se encuentra.

Nube y la noche de Agosto

11/09/2011

El día que deje de comer animales Nube no había nacido y en el Alaska me zampaba una hamburguesa completa con una cerveza de barril, junto al ventanal que da a la calle Maestro Marquina, esquina Moncasi. Nos había llamado Eva pasado el mediodía, no sé si a nosotros o a Pablo y Almu, pero cuando hizo la llamada s.o.s. los cuatro estábamos por pura coincidencia juntos, paseando con Simba por el centro, que todavía era una joven urbanita sin hijos. Claro que Pablo y Almu tampoco eran padres entonces. Pronto se irían a vivir a Gallur y tendrían a Lucas Skie Walter, pero esa fue otra historia.

 

La llamada de Eva se trataba de una cuestión de fuerza -los padres de Eva acababan de jubilarse y habían decidido vivir en pleno campo, en una pequeña casa con pozo y placas solares, terreno para frutales y huerto y a diez minutos de la ciudad y dos de sus hijas-. Eva y sus padres no podían levantar del suelo a Niebla, enferma, preñada y agotada, una mastina de unos cuarenta kilos con una fuerte infección y un parto por delante.

 

Pablo y yo no somos Hulk Hogan, Pepe, el padre de Eva, tampoco, pero con una manta solucionamos enseguida el problema de subir a Niebla al maletero y salimos zumbando a urgencias veterinarias. Casi no tengo casi nada en mi memoria de aquel tiempo en la clínica, solo recuerdo un animal exhausto, una masa de pelo blanco tumbada y jadeante sobre la mesa de acero. La dejamos allí. No sé si alguien se quedo con ella aparte de los veterinarios.

 

Ahora que lo pienso, es posible que aún no hubiéramos comido, que fueran las cuatro o las cinco de la tarde y que aun no hubiéramos tenido tiempo para ello. Giramos la esquina a la izquierda, la siguiente a la derecha y nos metimos en la taberna para tomar algo y hacer tiempo. No recuerdo lo que pasó después, lo que hicimos al salir del Alaska, pero jamás olvidaré que allí comí mi último trozo de carne, y no lo digo como una añoranza, lo digo como un triunfo contra el egoísmo y la barbarie hacia los animales. Le dije a Nuria: esta es la última hamburguesa que me como, y fue cierto. Pocos años después dimos el paso al veganismo, nada del otro mundo, es algo que puede hacer cualquiera.

 

De Niebla nació Nube, la que disfruta de la noche de agosto tumbada en la oscuridad. Su madre ya no está, pero está Pluto, su padre, y Guerrero, su hijo. También hay una pata y tres gallinas que por su edad casi no ponen huevos, pero que son bienvenidos cuando llegan. Gallinas que morirán por vejez, como mis abuelos, como la madre de Nube, como lo haremos seguramente nosotros, y no por falta de productividad como si fuesen una máquina inservible. Mientras fotografiaba a Nube en la noche de agosto, con Pepe, Eva y Nuria a mi izquierda, ellas dormían en su gallinero y el aire cálido de los campos que nos rodeaban se refrescaba ligeramente mientras avanzaba la noche.

 

 

El río

21/08/2011

No soy muy de mi tierra, claro que de otras, no lo soy nada.

Es el río una de las pocas cosas que realmente me gustan de lo que puedo decir que está al alcance de mi mano. Tal vez el horóscopo me haga más del agua que de la tierra, aunque creo que es su aspecto brillante, sus orillas verdes y su tacto fresco frente al monte reseco, agrietado y polvoriento o el asfalto aburrido, ahumado y flanqueado por suciedad vertical de todos los días.

 

Rey Aylanto que por encima de todo estás

25/05/2011

Juegos con la realidad (5)

27/04/2011

Torrente

27/03/2011

 

 

La 1ª flor del 2º árbol de la 3ª calle

08/03/2010

Sentimiento oceánico – 02

24/10/2009
Fresno, cerca de Veri.

Fresno, cerca de Veri.

Simpatía por las malas hierbas

02/09/2009

_DSC6747

Humo

21/08/2009

_JCM2472

Sentimiento oceánico – 01

22/07/2009

_JCM1798

Sismógrafo

23/05/2009
Para Marta, a la que tanto le gustaría pasear por ese prado con Ada y sus galgos.
BC 0007
sismógrafo

Nieve

20/01/2009
Si hubiera sido el principio de un poema,
habría llamado a lo que sentía en su interior el silencio de la nieve”
Nieve
Orhan Pamuk

c-200504641


A %d blogueros les gusta esto: