El límite de un punto

Larga vida al Voyager que hoy he oído que cumple 35 años, cinco menos que yo. Ahí, justo ahí, donde he hecho hoy esa fotografía, me embelesaba de niño mirando los programas que presentaba Carl Sagan y doblaba José María del Río.

Yo creo que no soñaba con ser astronauta, lo que quería ser es astrofísico (quien iba a pensar que serían necesarias matemáticas para serlo). Ya ni me acordaba de él, con su disco de oro con sonidos del mundo lanzado hacia el infinito, sea lo que sea eso.

Decían en las notocias que pronto abandonará el Sistema Solar, sobrepasando ese límite, el de la mota de polvo que somos, aquí, en medio de la nada.

Etiquetas: , , ,

3 comentarios to “El límite de un punto”

  1. 39escalones Says:

    Los de letras puras tenemos prohibido ir más allá del sol…

  2. larraz Says:

    ¿Tibio, caliente o frío? Me confunde la idea de si ir hacia el Sol es ir hacia atrás o hacia adelante. Pese al heliocentrismo, nuestra mente sigue siendo geocéntrica.

  3. 39escalones Says:

    Y de geocéntrica a egocéntrica, solo va una letra…
    No sé si ir hacia el sol es ir hacia atrás o hacia adelante, pero me han dicho que no hay mala calefacción.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s