¡Esa esponja gris!
Ese marinero recién degollado.
Ese río grande.
Esa brisa de límites oscuros.
Ese filo, amor, ese filo.
Estaban los cuatro marineros luchando con el mundo.
con el mundo de aristas que ven todos los ojos,
con el mundo que no se puede recorrer sin caballos.
Estaban uno, cien, mil marineros
luchando con el mundo de las agudas velocidades,
sin enterarse de que el mundo
estaba solo por el cielo.

Poeta en Nueva York

…ya sabéis de quien

 

 

2 comentarios to “”

  1. Marcos Callau Says:

    Qué maravilla de fragmento el que has colgado. Muy bien ilustrado con esa fotografía. Un saludo.

  2. SOFÍA DE JUAN Says:

    Absolutamente conmovedor. Yo me acuerdo mucho de federico cuando paseo por esa NYC lluviosa… y tambien en los días grises me acuerdo de la canción ” Peces de ciudad” de Sabina. Enhorabuena, maestro, como siempre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s