Se acabó

Último capítulo hospitalario. Dieciocho días son muchos para pasarlos en una habitación. Si enfermo no me vengáis a ver, dejadme tranquilo con un par de libros. Cuando le compraba el periódico a mi padre, después, me decía, no hay manera de leer una línea, entre las pruebas, las comidas, las limpiezas, las visitas y el teléfono, no hay manera. No tengo un segundo de tranquilidad.

Al final la cosa ha sido chunga. No cáncer mortal como le dijeron en 2002 y que resultó no ser nada. Pero chunga, ya digo. Arterioesclerosis se llama el asunto. Las venas para el arrastre, y con ellas en peligro el corazón. No haga esfuerzos, no fume, etc. ¿Puedo ir al huerto? Sí, puede coger tomates. ¿Y plantarlos? De plantarlos nada a ver si le va a dar un ataque ¿Es que para cogerlos primero hay que plantarlos?…

Me gusta eso que cuenta Woody Allen acerca de la vida: están dos viejecitas en un balneario y dice una “aquí la comida es espantosa” y contesta la otra “sí, y las raciones son tan pequeñas”.

 

 

Etiquetas: ,

6 comentarios to “Se acabó”

  1. elbados Says:

    bueno, al menos en casica se ve todo de otro color. me algro. Lo de los toates me ha gustado, por cierto

  2. 39escalones Says:

    Pues a cuidarse y esforzarse lo menos posible. El hospital agota, así que el cambio de escenario al menos es positivo.

  3. Jaime Capote Says:

    Te veo en primavera en tu pueblo de weekend plantando tomates…Guay. Así cuando vaya a Zaragoza la próxima vez aparte del cajón de papas prometido a lo mejos cae algo más. Un saludo para ti y un abrazo para tu padre.

  4. larraz Says:

    Gracias por vuestros comentarios, amigos.

    Un abrazo.

  5. Silvermoonfoto Says:

    Ahora a descansar. Un abrazo para el patriarca.

    Besos

  6. JG Says:

    Llevo una tanda bastante larga de hospitales, como acompañante/visitante afortunadamente, y es verdad que es imposible encontrar un momento de paz. Y en los sitios pequeños te caen todos los conocidos como si fuera obligatorio ir a ver al enfermo aunque nunca vayas a verlo en su casa si está sano. Un amigo médico me dijo un dia que si de él dependiera, prohibia las visitas: Tienes a todos los enfermos controlados, y lo mejor posible -decia- y empezan a llegar visitas y se ponen fatal…

    Siento que tengas que pasar por eso… Creo que la arterioesclerosis es una enfermedad crónica que no jode demasiado la calidad de vida, y tu padre estoy seguro de que podrá sembrar tomates, solo que despacito…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s