El ailanto y el viento

Soy de esta tierra y de esta ciudad sin demasiado afán por muchas otros factores al margen del clima en los que no voy a entrar. Zaragoza, un reto, dice el eslogan, y tanto que un reto. Y luego, el eslogan pregunta ¿cuál es tu reto?, pero mi reto es irrealizable: que no haya más viento. Me duele la cabeza, el ailanto se seca, la gente está malhumorada, hay más locos por metro cuadrado, las bolsas de plástico parecen peatones inorgánicos, los árboles ceden y mueren,… Lo juro, cuando nos jubilemos Nuria y yo, si podemos, nos largamos a una isla del Caribe o algo por el estilo.

Anuncios

4 comentarios to “El ailanto y el viento”

  1. ana Says:

    El aire me ha arrancado a mi aloe de 8 años…arrancado…
    El aire me tira a la perra al suelo.
    “Aventado”, palabra de aquí se le da el significado de llevar mucha prisa o estar desbordado por una situación.Pues bien, con el viento de aquí voy y estoy aventada.
    Como yo me voy a jubilar bastante antes(eso espero…)ya iré de oteadora, que tengo pensado varios sitios…sin aire

  2. larraz Says:

    Otea y abre camino. Chile, Canarias, California… uhhhhh no sé.

  3. Nuria Says:

    Ana, sí otea, otea!!!
    Vuelve a plantar el aloe que volverá a agarrar.
    Besicos.

  4. martin Says:

    me gusta la serie.

    la cronologia del arbol…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s